martes, 7 de octubre de 2008

José Joaquín Prieto (1831-1841)

Gobierno de José

Joaquín Prieto

(1831-1841)

Durante su gobierno, José Joaquín Prieto destinó sus esfuerzos a evitar los pronunciamientos de la década anterior y establecer una institucionalidad sólida. En el plano económico fomentó el comercio exterior a través de la disminución de los impuestos, al tiempo que la influencia intelectual europea se hacía presente.



Nació en Concepción, en agosto de 1786. Al terminar sus estudios en el Seminario (1805), se incorporó en las Milicias de Caballería de Concepción.

En 1810, se unió a la lucha por la Independencia. Tras el desastre de Rancagua (1814), Prieto emigró a Argentina, y en Mendoza formó parte del Ejército Libertador de los Andes.

Tras el triunfo patriota de Chacabuco, colaboró en la organización del Ejército Libertador del Perú. Venció a Ramón Freire en Lircay, en 1831, y en septiembre fue elegido Presidente de la República, cargo que dejó en 1841.

Con posterioridad, se desempeñó en varios escenarios públicos. Murió en Santiago, el 22 de septiembre de 1854.

Los cambios económicos

Durante el gobierno de Prieto, su ministro de Hacienda, Manuel Rengifo, adoptó importantes medidas que reactivaron la economía, como suprimir los impuestos que gravaban la actividad agrícola y fabril, los que aumentaban los precios de sus productos y reabrir los almacenes de depósito de Valparaíso, favoreciendo el comercio exterior. Se crearon nuevos aranceles ?impuestos para las importaciones y exportaciones? y se liberalizaron algunas mercancías ?no pagaban impuestos?, como las maquinarias, lo que impulsó no solo el desarrollo material, sino también el intelectual, ya que llegaron imprentas que permitieron la elaboración de libros y periódicos.

Por otra parte, con el descubrimiento de la mina de plata de Chañarcillo, en 1832, se pudo aligerar la deuda fiscal y construir el ferrocarril, entre otros avances.

Las metas de Portales

Basado en el sistema político de Gran Bretaña, Diego Portales (1793-1837), ministro de Guerra e Interior del gobierno de Prieto, se convirtió en el organizador de la República.

Para este estadista, era de vital importancia erradicar los pronunciamientos y asonadas que se habían producido durante la década anterior, y establecer un gobierno fuerte, respetado y respetable, unipersonal, superior a los partidos políticos y a los prestigios personales.

Tras la expulsión de Freire y los suyos, Portales se preocupó de reorganizar la Escuela Militar, creando la Guardia Cívica ?con civiles?, que se convirtió en el gran apoyo del gobierno.

La influencia intelectual europea

En el gobierno de Prieto llegaron varios científicos y educadores extranjeros. Entre ellos, estuvieron el naturalista francés Claudio Gay, los médicos Guillermo Blest (inglés) y Lorenzo Sazié (francés), los naturalistas Rodulfo A. Philippi (alemán) e Ignacio Domeyko (polaco) y el geólogo francés Armando Pissis, entre otros.

En ese momento, Chile se convirtió en refugio para muchos jóvenes que ?empapados por el romanticismo liberal europeo? tuvieron que exiliarse de sus patrias y dar curso a su capacidad creativa en este país de adopción. Esto ayudó al renacer de la cultura nacional.

Derechos aduaneros

Los almacenes francos de Valparaíso fueron reactivados en 1834, convirtiéndose en un elemento trascendental para revitalizar el comercio. Por ello, el ministro Rengifo reglamentó la actividad de los depósitos, eliminando los derechos de tránsito y otros impuestos. En este contexto de desarrollo se modernizó la legislación aduanera y del comercio. Una nueva ley de Aduanas, promulgada en 1834, estimuló el quehacer científico, cultural y tecnológico del país, al liberar del pago de derechos de internación a todos los elementos que contribuyeran al progreso nacional, tales como maquinarias, herramientas, instrumental mecánico, libros, manuales técnicos y artículos de imprenta, entre otros.

Obras del gobierno de Prieto

Durante los 10 años que duró el gobierno de Prieto, se realizó un programa de organización y transformación del país.
En educación y salud ejecutó profundas reformas, como en el Instituto Nacional, donde modificó completamente la planta y organización interna, contratando a los extranjeros Claudio Gay y Andrés Bello.

Con el apoyo de Joaquín Tocornal, se fundó en 1833 la primera Escuela de Medicina y Obstetricia, además de las juntas de beneficencia y salud pública.

En economía, destacó la labor del ministro de Hacienda, Manuel Rengifo. Para el fomento agrario, se fundó la Sociedad Nacional de Agricultura y, en 1837, se creó el Ministerio de Justicia e Instrucción Pública.

La guerra contra la Confederación (1836-1839)

El mayor desafío que enfrentó Prieto fue el peligroso intento del mariscal boliviano Andrés Santa Cruz de reunificar bajo su control los antiguos territorios del imperio incásico (repartidos, tras la Independencia, entre Ecuador, Perú, Bolivia, norte de Chile y noroeste de Argentina), y la negativa peruana de asumir el pago de la deuda que ese Estado mantenía con Chile.

Con el objetivo de reunificar los territorios incásicos, Santa Cruz intervino en la política peruana, proclamó la formación de la Confederación Perú-boliviana, de la que se declaró Protector, y fomentó las conspiraciones contra Diego Portales.

Portales pasó a la ofensiva; ordenó al marino español Victorino Garrido que perpetrara un ataque contra la escuadra peruana fondeada en Callao. El gobierno chileno envió a Mariano Egaña a exigir a Santa Cruz la solución de los temas económicos pendientes y la disolución de la Confederación Perú-boliviana, entre otras cosas. Como el Presidente boliviano rehusó, Egaña dio por declarada la guerra, el 28 de diciembre de 1836. El conflicto duró tres años, culminando con la batalla de Yungay (20 de enero de 1839).

Imágenes

José Joaquín Prieto

Compras

De compras en una tienda, acuarela de Alfonso Giast.

Constitución de 1833

El 25 de mayo de 1833 fue promulgada una nueva Constitución, de inspiración portaliana, que reemplazó a la liberal de 1828. En su redacción participaron Mariano Egaña y Manuel José Gandarillas, entre otros.

Diego Portales

Diego Portales

Manuel Vicuña Larraín

Manuel Vicuña Larraín fue el primer arzobispo de Santiago, nombrado en 1841 por el papa Gregorio XVI a petición de Prieto, luego de una serie de conflictos entre el Gobierno y el Vaticano.

Cañada

"La Cañada", grabado de Claudio Gay.